¿Por qué José escribió su famosa epístola desde la cárcel de Liberty?
Octubre 22, 2021
KnoWhy #621
"Windows at Liberty" (Ventanas en Liberty) por Andrew Knaupp. Presentado en el Concurso de arte de Central del Libro de Mormón de 2021.
"Windows at Liberty" (Ventanas en Liberty) por Andrew Knaupp. Presentado en el Concurso de arte de Central del Libro de Mormón de 2021.
"Oh Dios, ¿en dónde estás? ¿Y dónde está el pabellón que cubre tu morada oculta?"

Doctrina y Convenios 121:1

El conocimiento

La epístola que José Smith escribió en la cárcel de Liberty entre el 20 y 22 de marzo de 1839, es quizás su epístola más famosa: extractos importantes de ella se han canonizado como Doctrina y Convenios 121, 122 y 123. Estas importantes secciones contienen algunos pasajes especialmente conocidos y memorables. Pero pocos han leído la epístola en su totalidad, y por lo tanto muchos no se han percatado de que también contiene otras palabras de consejo e inspiración que son dignas de estudio, reflexión y consideración.

José no fue la única luminaria en la historia en escribir desde los confines de una celda. Martin Luther King Jr.1, Nelson Mandela2, John Brown3, Titus Brandsma4, Boecio5, y por supuesto el apóstol Pablo,6 todos ellos escribieron importantes e impactantes epístolas desde una prisión. La epístola de José Smith desde la cárcel de Liberty se encuentra entre estas famosas cartas escritas bajo tales circunstancias de confinamiento. Tal como dos investigadores Santos de los Últimos Días observaron recientemente: "La epístola desde la cárcel de Liberty representa una contribución distintiva de los Santos de los Últimos Días al canon de la gran literatura carcelaria... ofreciendo [entre otras cosas] conmovedoras reflexiones sobre quienes sufren abusos de poder"7.

¿Por qué escribieron estas personas? Todas estas cartas son vehementes súplicas por la justicia, la reforma y la reivindicación. Muchas de ellas dan instrucciones y ofrecen orientación filosófica o religiosa. Si bien evoca estos mismos temas, la epístola de José Smith va aún más allá porque transmite algunas de las verdades e instrucciones reveladas más inspiradoras y eternamente conmovedoras jamás registradas.

¿Qué motivó específicamente a José a escribir esta significativa carta después de cinco meses de terrible confinamiento en prisión? En muchos sentidos, su mundo estaba en ruinas. Su pueblo, incluyendo a su propia esposa e hijos, habían sido expulsados de Misuri hacia el lado de Illinois del río Misisipi en Quincy8. Pero estaban a salvo, y José había tenido noticias de ellos recientemente. La esperanza no se había perdido del todo. Estas y otras circunstancias estaban claramente en la mente de José cuando redactó esta memorable epístola.

Para sentir el pleno impacto de las palabras de José, y la razón por la que las dijo, es necesario leer la carta en su totalidad9. Puede ser especialmente impactante escuchar la epístola leída en voz alta, como lo hizo John W. Welch en un video publicado recientemente en Youtube (Video en idioma inglés, favor de activar los subtítulos a español desde el reproductor de video):

El porqué

Algunos de sus motivos para escribir son obvios y bien conocidos, especialmente las partes de la epístola que han sido canonizadas como Doctrina y Convenios 121, 122 y 123. Otras razones importantes pueden ser menos evidentes para aquellos que no han leído toda la carta en su contexto histórico. Considere las siguientes diez razones:

1. José acababa de recibir una carta de su esposa, Emma; del obispo Partridge; y de un promotor inmobiliario de Iowa: Isaac Galland10. José escribió para mantener abiertos los canales de comunicación con ellos. Consciente de sus tribulaciones y agradecido por lo que habían dicho y pedido, José les aseguró: "[T]oda especie de maldad y crueldad que se practique contra nosotros solo propenderá a unir nuestros corazones y a sellarlos en amor"11.

2. José escribió con gran sensibilidad para reconocer lo mucho que habían sufrido todos los santos. También les escribió para decirles que los encarcelados no estaban contentos con sus abogados porque habían debatido ineficazmente con el estado sobre el significado del habeas corpus y la aplicación del artículo 13, sección 11 de la Constitución de Misuri de 1820. Al parecer, el Estado había argumentado injustificadamente que la necesidad general de seguridad pública estaba por encima de la libertad individual de los presos, sin demostrar la más mínima causa probable.

3. José escribió para celebrar la virtud de la amistad y para expresar su gratitud por los amigos. Mientras José estaba separado de ellos, su aprecio por los verdaderos amigos había crecido aún más. El profeta relató que "los que jamás han estado encerrados dentro de los muros de una prisión, sin causa ni provocación, difícilmente se pueden imaginar cuán dulce es el son de la voz de un amigo; una señal de amistad, de dondequiera que provenga, despierta y activa todo sentimiento de comprensión; ... abarca lo presente con la rapidez del relámpago; se aferra a lo futuro con la fuerza de un tigre; ... hasta que por último toda enemistad, malicia, odio, diferencias pasadas, malos entendidos y las ineficacias caen aniquilados victoriosamente a los pies de la esperanza".

4. José escribió para contar un intento casi exitoso para escapar de la prisión. Después de un esfuerzo diligente por su parte, la pequeña herramienta que estaban utilizando para escapar finalmente se rompió, y de alguna manera fueron descubiertos: "Desafortunadamente para nosotros, debido a que la madera del muro era muy dura, nuestras barrenas se rompieron; ... recurrimos a un amigo, y ... teníamos todo preparado, excepto la última piedra, podríamos haber escapado en un minuto, y lo habríamos conseguido admirablemente, si no hubiera sido por un poco de imprudencia o exceso de ansiedad por parte de nuestro amigo".

5. Escribió para desahogar su extremo descontento con el gobernador Boggs, que había emitido unilateralmente la orden de exterminio, expulsando a los santos de Misuri bajo amenaza de muerte, en pleno invierno. “¿Qué son [el gobernador Lilburn W.] Boggs y su partida asesina sino sauces a la orilla del agua que tratan de detener los trozos de madera que arrastra la corriente? Escribió para tranquilizar a todos los miembros de la iglesia, diciendo que no debían desesperarse ni "decir que [su] causa est[aba] derrotada porque los renegados, mentirosos, ministros religiosos, ladrones y asesinos… ha[bían] derramado sobre [su] cabeza, desde sus lugares altos llenos de iniquidad religiosa y desde los bastiones del diablo, un torrente de escoria, de barro y de suciedad".

6. Escribió para decirles a los santos que la opinión pública parecía estar cambiando con simpatía hacia los miembros de la iglesia: "Por lo que podemos saber, la opinión pública se ha inclinado durante mucho tiempo a nuestro favor, y la mayoría es ahora amigable". El hecho de que un alguacil de Misuri vendiera a José y a los otros prisioneros un caballo y les permitiera marcharse, apoya la sensación de José de que la simpatía y la buena voluntad de muchas personas en Misuri se estaban expandiendo.

7. José escribió para reprender "la maldad" de Samson Avard y los danitas, denunciando sus operaciones secretas12. José no apoyaba en absoluto a los autoproclamados vigilantes y advirtió a todos los miembros de la iglesia que debían evitar "la irregularidad de la organización de bandas o compañías". En su lugar, escribió: "Que nuestro convenio sea el de la alianza eterna, tal como está contenido en las Sagradas Escrituras y en las cosas que Dios nos ha revelado". También aconsejó a la iglesia que no fuera presa de los tipos de arreglos económicos que habían dejado vulnerables a los santos en Kirtland: "Sugerimos además para las consideraciones del consejo, que no se organicen grandes entidades sobre principios de acciones comunes, en propiedad, o de grandes compañías de empresas, hasta que el Señor lo indique de manera apropiada, ya que [de lo contrario] abre un campo tan terrible para que los ávaros, los indolentes y los de corazón corrupto se aprovechen de los inocentes, virtuosos y honestos"13.

8. Escribió para indicar a los miembros de la iglesia dónde buscar seguridad o establecerse después. Animó a los oficiales de la iglesia a mirar hacia Iowa y Nauvoo. La venta de tierras federales pronto se abriría en el sureste de Iowa, y se mostró a favor de estar en contacto con Isaac Galland, que tenía tierras para vender en Nauvoo. Mientras tanto, alentó a los miembros de la iglesia a establecerse a lo largo del corredor entre Kirtland, Far West e Illinois para mantener a los santos unidos en "el espíritu del recogimiento, para que se coloquen en los lugares y el refugio de seguridad que Dios abrirá sobre ellos".

9. José escribió para instruir a las personas que mantuvieran registros específicos de sus pérdidas en Misuri. Esta parte de la epístola se encuentra hoy en DyC 123. José pronto acabaría llevando estas denuncias a Washington D. C., con la esperanza de que la ley federal acudiera en ayuda de los santos como consecuencia de que se les negara el derecho a comprar tierras federales. A los santos se les había negado este derecho bajo los poderes del estado de Misuri sin el debido proceso, incluso se les había "impedido... presentar [sus] pruebas" en la corte14.

 Eso, por supuesto, violó una garantía fundamental otorgada a todos los ciudadanos de los Estados Unidos en la cláusula del debido proceso de la Quinta Enmienda de la Constitución de este país.

10. Por encima de todo, José escribió para dar su testimonio personal, especialmente de Dios, Jesucristo y las Escrituras. Aquí, más que en cualquier otro momento registrado, José dio su testimonio puro y solemne, asegurando a su pueblo que Dios seguía hablándole a él y a ellos. Escribió:

"El infierno podrá derramar su furia como la ardiente lava del monte Vesubio o del Etna o de la más terrible de las montañas en erupción, pero el ‘mormonismo’ continuará. El agua, el fuego, la verdad y Dios son todos realidades. El ‘mormonismo’ es la verdad; Dios es su Autor. Él es nuestro escudo. De Él hemos recibido nuestro origen; fue por Su voz que fuimos llamados a una dispensación de Su Evangelio al principio del cumplimiento de los tiempos. Por Él recibimos el Libro de Mormón; y es por Él que existimos hasta el día de hoy; y por Él seguiremos aquí, si es para nuestra gloria. Y en Su nombre Todopoderoso estamos determinados a soportar la tribulación hasta el fin, como buenos soldados".

Concluyó su larga epístola testificando nuevamente, ante toda adversidad:

Decimos [1] que Dios es verdadero; [2] que la Constitución de los Estados Unidos es verdadera; [3] que la Biblia es verdadera; [4] que el Libro de Mormón es verdadero; [5] que el Libro de [Doctrina y] Convenios es verdadero; [6] que Cristo es verdadero; [7] que los ángeles ministrantes enviados por Dios son verdaderos, y [8] que sabemos que tenemos una casa eterna en los cielos, no hecha por manos, cuyo constructor y hacedor es Dios.

Otras lecturas

Dean C. Jessee y John W. Welch, "Revelations in Context: Joseph Smith’s Letter from Liberty Jail, March 20, 1839", BYU Studies Quarterly 39, no. 3 (2000): 125–145.

Justin R. Bray, "Dentro de los muros de la cárcel de Liberty", en Revelaciones en contexto: Las historias detrás de las secciones de Doctrina y Convenios, ed. Matthew McBride y James Goldberg (Salt Lake City, UT: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 2016), 256–263.

Ryan J. Wessel, "The Textual Context of Doctrine and Covenants 121–23", Religious Educator 13, no. 1 (2012): 102–115.