/ KnoWhys

KnoWhy #650

¿Cómo se reflejaron mutuamente los ministerios de Jeremías y Lehi?

noviembre 2, 2022
KnoWhy #650
Jeremías y Lehi
Izquierda: Jeremías lamentando la destrucción de Jerusalén por Rembrandt. Derecha: Lehi profetizando en Jerusalén por Arnold Friberg.
“Pues sucedió que al comenzar el primer año del reinado de Sedequías, rey de Judá (mi padre Lehi había morado en Jerusalén toda su vida), llegaron muchos profetas ese mismo año profetizando al pueblo que se arrepintiera, o la gran ciudad de Jerusalén sería destruida”.
1 Nefi 1:4

El conocimiento

Según Nefi, “al comenzar el primer año del reinado de Sedequías, rey de Judá […] llegaron muchos profetas ese mismo año profetizando al pueblo que se arrepintiera, o la gran ciudad de Jerusalén sería destruida” (1 Nefi 1:4). Significativamente, este es el mismo cuadro que la Biblia menciona de este período de tiempo, ya que Jeremías, Sofonías, Habacuc, Urías, la profetisa Hulda y otros que profetizaban y predicaban eran todos contemporáneos de Lehi1.

De estos profetas que predicaron en los últimos años hasta el exilio, Jeremías dejó los escritos más extensos y detallados sobre cómo era Jerusalén en esa época. Nefi enfatizó que no podía “cuenta completa de lo que [su] padre [había] escrito” (1 Nefi 1:16)2, pero el libro de Jeremías ayuda a llenar muchos de los vacíos que quedan en el relato de Nefi. Por lo tanto, el estudio conjunto de los escritos y los ministerios de Lehi y Jeremías puede “fomentar un mayor aprecio por estos profetas y ayudar a dar más conocimiento del mensaje que proclamaron”3.

Según José Smith, tanto Lehi como Jeremías habrían poseído el Sacerdocio de Melquisedec, lo que les habría permitido ministrar las ordenanzas de ese sacerdocio a pesar de sus diferentes genealogías4. Además, ambos profetas están explícitamente relacionados con el acto de llevar un registro. En Jeremías 36, el Señor instruyó a Jeremías para que “escrib[a] […] todas las palabras que te he hablado” con el propósito de que los israelitas se arrepientan (Jeremías 36:2-3). Lehi también guardó un registro de “muchas cosas que vio en visiones y sueños; y ha escrito también muchas cosas que profetizó y habló a sus hijos” (1 Nefi 1:16)5. Los profetas nefitas posteriores siguieron esta pauta con la esperanza expresa de que los nefitas y los lamanitas pudieran arrepentirse (cf. Moroni 1:4; Enós 1:13).

Debido a la maldad del pueblo, ambos profetas fueron rechazados y sufrieron una intensa persecución. Sin embargo, a pesar de sus pruebas ambos también fueron testigos de las “tiernas misericordias del Señor”. Cuando Lehi profetizó al pueblo, ellos “procuraron también quitarle la vida” (1 Nefi 1:20). Tal peligro era real: el profeta Urías había sido ejecutado anteriormente por el rey Joacim por predicar las mismas enseñanzas (véase Jeremías 26:20-23). Sin embargo, Lehi se salvó y fue conducido a una nueva tierra de promisión. Jeremías fue bendecido por el Señor de una manera diferente: aunque fue encarcelado al menos una vez, se salvó del cautiverio babilónico6.Los ministerios (y relatos) tanto de Lehi como de Jeremías también comenzaron con un llamado y comisión divina del Señor. Tal llamado y comisión del profeta culminó en la admisión del profeta a la presencia del Señor y a Su Consejo Divino. En 1 Nefi 1 y Jeremías 1, tanto Lehi como Jeremías vieron al Señor, hablaron con Él cara a cara y recibieron su llamado profético como cumplimiento de este requisito profético. Jeremías reflexionó sobre esta experiencia más adelante en su ministerio, especialmente al compararse con los falsos profetas que no habían “estado en el consejo de Jehová” ni “[vieron y oyeran] su palabra” (Jeremías 23:18)7.

Como verdaderos profetas que habían sido admitidos en este Concilio Divino, tanto Lehi como Jeremías profetizaron acontecimientos similares. David y Jo Ann Seely han identificado cuatro temas comunes a las profecías de Lehi y Jeremías: “[1] el arrepentimiento y la inminente destrucción y exilio por parte de los babilonios; [2] la venida del Mesías; [3] la futura dispersión y reunión de Israel; y [4] la restauración final del evangelio en los últimos días”8.

Por desgracia, el pueblo no se arrepintió y Jerusalén fue destruida, cumpliendo las advertencias proféticas de Lehi y Jeremías9. Sin embargo, un acontecimiento tan trágico no estuvo exento de esperanza. Ambos profetas previeron el ministerio del Mesías. El Libro de Mormón relata específicamente que “ha de venir el Hijo de Dios, según su profecía [de Jeremías]” (Helamán 8:20)10. Finalmente, la reunión del Israel disperso se iniciaría por última vez cuando el Señor restaure el evangelio en los últimos días. Tanto Lehi como Jeremías dejaron escritos previendo este día: “Lehi, un descendiente de José, fundó el pueblo que sería autor del Libro de Mormón”11. Del mismo modo, una serie de pasajes de Jeremías fueron aplicados por Moroni a la obra que realizaría José Smith, según Oliver Cowdery12.

El porqué

Tanto la Biblia como el Libro de Mormón atestiguan que varios profetas ministraron al pueblo de Jerusalén en los años que precedieron al exilio babilónico. Al hacerlo, ambos libros de las escrituras proporcionan testimonios adicionales y convincentes de las antiguas profecías sobre el Mesías y los acontecimientos que aún no se han cumplido.

Lehi y Jeremías vivieron vidas drásticamente diferentes. Como han señalado David y Jo Ann Seely, gran parte de los ministerios y las vidas de estos profetas se reflejan mutuamente para hablar a un público más amplio en Jerusalén13. Esto incluía la forma en que Jeremías y Lehi experimentarían las tiernas misericordias del Señor: mientras que a Jeremías se le ordenó permanecer en Jerusalén, donde sobreviviría al asalto babilónico, a Lehi se le mandó salir de Jerusalén para salvar su vida de los habitantes de la propia ciudad. A pesar de las diferencias en sus vidas y ministerios, tanto Lehi como Jeremías sirvieron como dos testigos para establecer toda palabra del Señor (véase 2 Corintios 13:1).A medida que los Santos de los Últimos Días continúan estudiando las vidas y los ministerios de estos dos profetas sumamente importantes, pueden entender y apreciar mejor lo que cada profeta pasó para compartir sus mensajes de esperanza para Israel en un día futuro. El estudio de estos profetas también puede profundizar aún más nuestra comprensión y amor por Jesucristo, quien los había llamado para que dieran testimonio de Él y de su papel redentor, santificador y purificador como Salvador del mundo y de sus continuos esfuerzos por reunir a Israel en la actualidad.

Otras lecturas

David Rolph Seely y Jo Ann H. Seely, “Lehi and Jeremiah: Prophets, Priests, and Patriarchs“, en Glimpses of Lehi’s Jerusalem, ed. John W. Welch, David Rolph Seely y Jo Ann H. Seely (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 2004), 357–380.

Kevin L. Tolley, “To ‘See and Hear,’” Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship 18 (2016): 139–158.

Central del Libro de Mormón, “¿Por qué permitió Jehová que Jerusalén fuera destruida? (1 Nefi 17:43)”, KnoWhy 637 (julio 18, 2022).

Keith H. Meservy, “Jerusalem at the Time of Lehi and Jeremiah“, Ensign, January 1988, 22–25.

1. Véase Central del Libro de Mormón, “¿Quiénes eran los ‘muchos profetas’ en Jerusalén durante el tiempo de Lehi?(1 Nefi 1:4)”, KnoWhy 441 (octubre 15, 2018).

2. Tal vez el libro de Lehi, perdido en las 116 páginas, contenía una buena cantidad de información sobre Jeremías, quien obviamente era conocido por Lehi y Nefi. Véase 1 Nefi 7:14.
3. Seely y Seely, “Lehi and Jeremiah“, 359.
4. Jeremías era descendiente del sacerdote Abiatar, lo que lo hacía elegible para el sacerdocio levítico por línea de sangre. Sin embargo, Lehi era un descendiente de Manasés. Según José Smith, “todos los Profetas tenían el Sacerdocio de Melquisedec”. El linaje, entonces, no era un determinante en la habilidad de cualquiera de los profetas para servir y ministrar fielmente en el Sacerdocio. “Discourse, 5 January 1841, como lo informa William Clayton“, pág. 5, The Joseph Smith Papers.
5. Jeremías y Lehi también guardaron copias adicionales de sus escritos proféticos. Jeremías y su escriba, Baruc, volvieron a escribir las mismas profecías y “otras palabras semejantes” tras la destrucción de su primer rollo de profecías por el rey Joaquín (Jeremías 36:32). Según Seely y Seely, “Lehi y Jeremías“, 366, este acontecimiento “pudo haber proporcionado el impulso para que el guardián del registro en las planchas de bronce adquiriera una copia de las profecías de Jeremías”. Esto también puede reflejarse en la palabra hebrea delet que aparece en Jeremías 36:23. Aunque la versión King James traduce esta palabra como “hojas”, otros eruditos, incluyendo a Hugh Nibley, han propuesto que esta palabra debe entenderse como una referencia a las tablillas, que pueden haber sido hechas de bronce. Véase Hugh Nibley, “Two Shots in the Dark”, en Book of Mormon Authorship: New Light on Ancient Origins, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 1982), 104–106, republicado en Hugh Nibley, The Prophetic Book of Mormon (Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies / Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1989), 384–386; William J. Hamblin, “Sacred Writing on Metal Plates in the Ancient Mediterranean“, FARMS Review 19, no. 1 (2007): 45–46, 53–54; H. Curtis Wright, Modern Presentism and Ancient Metallic Epigraphy (Salt Lake City, UT: Wings of Fire Press, 2006), 38–54.
6. Para obtener más información sobre el encarcelamiento de Jeremías, consulte Central del Libro de Mormón, “¿Cómo pudo saber Nefi acerca del encarcelamiento de Jeremías?(1 Nefi 7:14)”, KnoWhy 463 (noviembre 23, 2018).

7. Véase Kevin L. Tolley, “To ‘See and Hear,’” Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship 18 (2016): 139–158, para saber más sobre cómo los relatos de las experiencias de Lehi y Nefi con el Consejo Divino fueron influenciados por Jeremías.
8. Seely y Seely, “Lehi y Jeremías“, 373.

9. Central del Libro de Mormón, ¿Por qué permitió Jehová que Jerusalén fuera destruida?(1 Nefi 17:43)”, KnoWhy 637 (julio 18, 2022).

10. Las primeras tradiciones también vinculan a Jeremías con profecías cristológicas explícitas. Véase John A. Tvedtnes, “Jeremiah’s Prophecies of Jesus Christ“, en The Most Correct Book: Insights from a Book of Mormon Scholar (Salt Lake City, UT: Cornerstone Publishing, 1999), 99–103.
11. Seely y Seely, “Lehi y Jeremías“, 377.

12. Los pasajes que Oliver Cowdery cita incluyen Jeremías 16:16; 30:18–21; 31:1, 6, 8, 27–28, 32–33; y 50:4–5. Su relato de este evento se puede encontrar en el Messenger and Advocate 1, no. 5 (1835): 78–80; Messenger and Advocate 1, no. 7 (1835): 108–112; y Messenger and Advocate 1, no. 10 (1835): 156–159. Una discusión de estos pasajes se puede encontrar en Kent P. Jackson, “The Appearance of Moroni to Joseph Smith (JS—H 27–49)”, en Studies in Scripture: Volume Two: The Pearl of Great Price, ed. Robert L. Millet y Kent P. Jackson (Salt Lake City, UT: Randall Book, 1985), 339–366.
13. Véase Seely y Seely, “Lehi y Jeremías“, 359–361.

Otros formatos

Compartir

Pinterest
Facebook
Twitter

Referencia a las escrituras

Traducido por Central del Libro de Mormón