Capellanes Militares y el Libro de Mormón
Izquierda: A Warrior's Prayer (La Oración de un guerrero) por Hannah Loflin. Presentado en el Concurso de Arte de Book of Mormon Central 2020. A la derecha: capellanes del ejército de EE.UU. Rick Gabbitas, Erik Ramsay, Noé Correa y Tyson Yapias.

Publicación invitada contribuida por Tyson Yapias y Noé Correa.

"Y he aquí, Helamán y sus hermanos no prestaban menor servicio al pueblo que Moroni; porque predicaban la palabra de Dios y bautizaban para arrepentimiento a cuantos querían oír sus palabras" (Alma 48:19)

A principios de este año, dos colaboradores de Book of Mormon Central fueron a Fort Jackson para entrenarse como Capellanes del Ejército de EE. UU. Noé Correa es parte de nuestro equipo en español y con frecuencia contribuye al contenido de Central del Libro de Mormón. Noé se graduó del Seminario Teológico Nazareno y se convertirá en capellán de la Guardia Nacional. Tyson Yapias ha ayudado en muchos proyectos detrás de escena, incluido el Día del Quiasmo en 2017 y la aplicación ScripturePlus. Se graduó con una maestría de BYU en 2019 y salió de Book of Mormon Central para convertirse en capellán de servicio activo.

¿Qué es un Capellán?

Los capellanes pueden encontrarse en todo tipo de ámbitos, como servicio médico, hospicios, la policía, prisiones, universidades y la milicia, por nombrar solo algunos. El papel de un capellán es el de un líder religioso y consejero pastoral. Dentro de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea tienen divisiones de capellanes para que los militares en servicio puedan recibir apoyo religioso. Los capellanes son no-combatientes que aconsejan a los soldados después de enfrentarse a heridas morales y dilemas éticos que a menudo provoca la guerra. Los capellanes también están allí para ministrar ceremonias religiosas y sacramentos en entornos de combate. A menudo, los capellanes se encuentran orando por sus soldados antes, durante y después del combate. Pueden verse capellanes ministrando a los heridos y moribundos. Si bien los capellanes han sido parte del ejército de los Estados Unidos desde la guerra de Independencia, no fue hasta la Guerra Hispano-estadounidense (1898) que se nombró al primer capellán Santo de los Últimos Días. Durante la Primera Guerra Mundial, otros tres Santos de los Últimos Días fueron llamados a ser capellanes. Desde entonces, más y más Santos de los Últimos Días han respondido al llamado de servir tanto a Dios como a su país.

Capellanes Santos de los Últimos Días en el templo de Columbia, Carolina del Sur. De izquierda a derecha: Erik Ramsay, Rick Gabbitas, Noé Correa y Tyson Yapias.
Capellanes Santos de los Últimos Días en el templo de Columbia, Carolina del Sur. De izquierda a derecha: Erik Ramsay, Rick Gabbitas, Noé Correa y Tyson Yapias.

"Capellanes" en el Libro de Mormón

En el Libro de Mormón, vemos ejemplos de hombres que ilustran las características de los capellanes, incluso no teniendo este título oficial. Mormón describe cómo los nefitas fueron guiados en la batalla por el Capitán Moroni, "un hombre fuerte y poderoso ... firme en la fe de Cristo" (Alma 48:11–13). De las Escrituras vemos que el Capitán Moroni era un guerrero feroz, no tenía miedo de enfrentarse al enemigo. Al mismo tiempo, también fue un discípulo justo de Jesucristo que alentó a su pueblo a abrazar la fe en Dios. Mientras Amalickíah obtenía poder y ejércitos para luchar contra los nefitas, Moroni "había estado preparando la mente de los del pueblo para que fueran fieles al Señor su Dios" (Alma 48:7). Moroni entendió, tal como los capellanes, que en tiempos de gran crisis, recurrir al Señor puede calmar los temores e imprimir valor para hacer lo correcto.

Otro líder nefita con cualidades de capellán es Helamán, el hijo de Alma. Helamán dirigió a los 2.000 jóvenes guerreros y al resto del ejército nefita después de la muerte de su comandante (Alma 58). Los ejércitos de Helamán necesitaban desesperadamente suministros y refuerzos. Los lamanitas se aprovecharon de la grave situación de Helamán y los acosaron repetidamente (Alma 58:6). Fue en estas "difíciles circunstancias" (Alma 58:7) que Helamán y sus soldados comenzaron a afligirse y llenarse de temor (Alma 58:9).

Como un buen capellán, Helamán vio que sus soldados necesitaban un estímulo moral. "Por lo tanto, derramamos nuestras almas a Dios en oración, pidiéndole que nos fortaleciera y nos librara de las manos de nuestros enemigos, sí, y que también nos diera la fuerza para retener nuestras ciudades, nuestras tierras y nuestras posesiones para el sostén de nuestro pueblo” (Alma 58:10). Helamán sabía que la fe los fortalecería en ese momento difícil. Con esa fe "sucedió que el Señor nuestro Dios nos consoló con la seguridad de que nos libraría; sí, de tal modo que habló paz a nuestras almas, y nos concedió una gran fe, e hizo que en él pusiéramos la esperanza de nuestra liberación” (Alma 58:11). Con esta nueva resolución, Helamán y su ejército agotado por la batalla salieron contra los lamanitas y resultaron victoriosos. Los capellanes saben que la fe puede conferir poder cuando nada más parece ir bien.

Después de que Mormón describe al Capitán Moroni como alguien que tiene el poder de sacudir el infierno (Alma 48:17), también describe a otros hombres justos que “no prestaban menor servicio al pueblo que Moroni; porque predicaban la palabra de Dios” (Alma 48:19). Es raro ver historias de capellanes como grandes guerreros o escuchar los impactantes actos de heroísmo de un capellán (aunque hay algunos)1. Sin embargo, los capellanes no son menos útiles para los militares en servicio porque los capellanes predican la palabra de Dios y están dispuestos a ir con los soldados en las circunstancias más difíciles para prestar ese apoyo religioso.

Otras lecturas

Para obtener más información sobre los requisitos para convertirse en capellán SUD, consulte: churchofjesuschrist.org/military/chaplains?lang=spa.

  • 1. Antes de la Segunda Guerra Mundial, los criterios para recibir la Medalla de Honor incluían "combate con el enemigo". Como tal, los Cuatro Capellanes de U.S.S Dorchester fueron descartados para recibirlo. Por lo tanto, el Congreso creó un premio único para los Cuatro Capellanes. Para conocer su historia véase: fourchaplains.org. Otros nueve capellanes han ganado la Medalla de Honor. Véase: mohmuseum.org/chaplains.