“Sobre el cerro Onida” (Alma 32:4)
A Man Praying on the Rameumptom (Un hombre orando en el Rameúmptom), imagen a través de Recursos del Evangelio.

Siempre hay sorpresas en el texto del Libro de Mormón para nosotros. Para Mormón, el historiador que compiló la mayor parte del registro, estos detalles seguramente eran de dominio público, sin embargo, es imposible que José Smith haya sabido de estos tesoros que apenas estamos descubriendo.

Antes de relatar el sermón de Alma sobre la semilla, Mormón hace hincapié en mencionar que Alma “estaba enseñando y hablando al pueblo sobre el cerro Onida” (Alma 32:4). La palabra/nombre “Onida” parece venir de la unión de dos palabras hebreas: ‘onyî (“mi aflicción”) + yādaʿ/yēdaʿ (“él supo”, “él sabe”). Es decir, Onida significa en hebreo “él conoce mi aflicción”. En este caso, es Dios quien conoce la aflicción del pueblo.

Sobre este cerro, Alma y Amulek enseñaban a una gente “pobre de corazón” (Alma 32:3-4). Pero si vemos más de cerca, encontraremos que a lo largo de todo este relato, Mormón usa palabras relacionadas con “aflicción”. En el capítulo anterior, al ver la corrupción de las creencias de los zoramitas en Antiónum, Alma clamó: “¡Oh Señor, concédeme que tenga fuerzas para sufrir con paciencia estas aflicciones que vendrán sobre mí, a causa de la iniquidad de este pueblo!” (31:31; énfasis añadido). El primer afligido fue Alma. Luego, hablándole al pueblo, les dice “afligidos y desdechados” (32:24; énfasis añadido). Al final del sermón de Amulek, al mismo pueblo, él declara: “[Q]uisiera exhortaros a que tengáis paciencia, y que soportéis toda clase de aflicciones” (34:40; énfasis añadido).

Ahí podemos ver la maestría de Mormón como historiador. Maneja los eventos, plegarias y declaraciones de este relato en Antiónum para que giren aldredor del cerro Onida porque el Señor conoce su aflicción.

En contraste con el cerro Onida estaba el Rameúptom, “que llegaba más alto que la cabeza” (31:13). Como hemos explicado en nuestro artículo, KnoWhy #458 , las tres letras R-A-M de la palabra Rameúmptom en hebreo significan “alto” o “exaltado”. Basado en la oración que hacían desde aquella plataforma (31:15-18), Mormón nos ha dado a entender que estaban ensalzados en orgullo (31:25, 27). En otras palabras, mientras que unos zoramitas se subían uno por uno sobre el Rameúmptom, los afligidos escuchaban la palabra que está en Cristo (34:6) sobre el cerro Onida, que significa “Él conoce mi aflicción”.

Nosotros también podemos confiar en que Dios conoce nuestras circunstancias y nuestros pesares.

 

Otras Lecturas: 

Matthew L. Bowen, “He Knows My Affliction: The Hill Onidah as Narrative Counterpart to the Rameumptom”, Interpreter: A Journal of Latter-day Saint Faith and Scholarship 34 (2020): 195-220.

Buscar por destacados: 

Referencias a Escrituras: 
Alma 32:4