“Os hablo por vía de mandamiento a vosotros que pertenecéis a la iglesia” (Alma 5:62)
Alma hijo bendiciendo a un hombre, imagen via Recursos del Evangelio

En su primer sermón como sumo sacerdote de la iglesia, Alma hijo predicó en la capital de la nación nefita, Zarahemla. Los de Zarahemla, aunque antes miembros de la iglesia, ahora se encontraban tan sumergidos en el pecado que Alma hijo les preguntó: “¿Podéis pensar en ser salvos cuando os habéis sometido para quedar sujetos al diablo?” (Alma 5:20). Él estaba a cargo de la iglesia y tenía todo derecho de amonestar a estas ovejas descarriadas (Alma 5:3). Al final de su sermón, Alma hijo declara que si no se arrepienten “sus nombres serán borrados, a fin de que los nombres de los inicuos no sean contados entre los nombres de los justos” (Alma 5:57).

La primera ocasión en el Libro de Mormón donde habla de este concepto (de borrar los nombres) fue cuando el “rey Mosíah le concedió a Alma [padre] que estableciera iglesias por toda la tierra de Zarahemla, y le dio poder para ordenar sacerdotes y maestros en cada iglesia” (Mosíah 25:19). Después de conversar el rey Mosíah con Alma padre sobre qué hacer con miembros del pueblo que no vivían de acuerdo con los preceptos de la religión nefita, decidieron que “los que no quisieron confesar sus pecados, ni arrepentirse de su iniquidad, tales no fueron contados entre el pueblo de la iglesia; y sus nombres fueron borrados” (Mosíah 26:36). Podemos deducir que con la organización de una iglesia, un registro se tenía que llevar del cual uno podría ser borrado. Alma hijo siguió una práctica que había empezado en la primera generación de la iglesia bajo Alma padre.

En este punto, hay dos interpretaciones referentes al momento de la organización de la iglesia que deben recibir atención. En la aplicación de Central del Libro de Mormón, llamada ScritpurePlus, se encuentra una cita de Joseph Fielding Smith sobre Alma 5:3 que dice:

“En Alma 5:3 aprendemos que Alma fue consagrado el sumo sacerdote sobre la Iglesia bajo su padre. Ahora, Alma no organizó a la Iglesia con la idea de que no tenían iglesia antes de ese tiempo. Tenían una iglesia desde los días de Lehi y Alma solo puso las cosas en orden”1.

Esta cita procede de un libro publicado en el año 1960, cuando Joseph Fielding Smith era apóstol.

Antes de analizar esa cita en detalle, miremos otro comentario hecho por cuatro profesores de Escritura Antigua de la Universidad de Brigham Young (BYU). El 29 de mayo, 2020, BYU publicó un estudio sobre Alma 56 y 7 en YouTube . Al hablar de la organización de la iglesia en el tiempo de Alma hijo, Dana Pike dice:

“Ya no está tan centrada en la familia como tenemos en el Antiguo Testamento en las primeras generaciones de los pueblos del Libro de Mormón. Había sido de los patriarcas, matriarcas, adoración centrada, actividades enfocadas en la familia, enfocadas en el Señor, pero funcionando a través de la familia. Ahora parece que han progresado más allá de eso a una organización”. (Así dicho en el video en inglés)

El texto del Libro de Mormón apoya lo que se ha dicho en el video. Por ejemplo, Nefi ordenó sacerdotes y maestros relacionados con el templo (2 Nefi 5:16-19), igual que en el Antiguo Testamento (Éxodo 28:1-4). La palabra “iglesia” como institución de creyentes en el Nuevo Mundo no se emplea hasta Alma 18 , donde los del pueblo de Alma padre “fueron llamados la iglesia de Dios, o la iglesia de Cristo, desde ese tiempo en adelante” (Alma 18:17, 27). Habiendo él organizado esta misma iglesia en grupos de “cincuenta” (Mosíah 18:18), Alma padre era el indicado para empezar a organizar la iglesia en Zarahemla (Mosíah 25:19). La iglesia en la época de Alma hijo sí era diferente a la de Nefi.

Entonces, ¿qué hacemos con el comentario de Joseph Fielding Smith? Recordemos que en otra ocasión, hablando de donde él creía que era el cerro Cumorah con el profesor Sidney B. Sperry quien no estaba de acuerdo con él, Smith dijo: “Sidney, tienes el derecho de tener tu opinión igual que yo” 2.  En otras palabras, admitió que lo que había escrito él era su opinión. Por lo tanto, líderes de la Iglesia, incluso autoridades generales y futuros profetas de la Iglesia reconocen que hay una diferencia entre sus estudios y revelación. Pero también es posible que Smith solo hacía referencia a la comunidad de fe (como iglesia) y no a una institución formal (como iglesia). En ese caso, la iglesia era la misma. Sin embargo, viendo bien el texto, la iglesia en la época de Alma hijo sí era una organización ordenada más que en épocas anteriores.

Como resultado, Alma hijo, ya en la segunda generación de la iglesia, llevaba un registro de los miembros de la iglesia y tenía la política de borrar los nombres de los que no desearan arrepentirse.

“Os hablo por vía de mandamiento a vosotros que pertenecéis a la iglesia”