¿Por qué los santos fueron expulsados de Misuri en el otoño de 1838?
Octubre 14, 2021
KnoWhy #620
"Cold Missouri Night" (La noche fría de Misuri) por Joseph Brickey
"Cold Missouri Night" (La noche fría de Misuri) por Joseph Brickey
“Acuérdate de tus santos que sufren, oh Dios nuestro, y tus siervos se regocijarán en tu nombre para siempre”

Doctrina y Convenios 121:6

El conocimiento

Los primeros miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días comenzaron a establecerse en Misuri en el verano de 1831, después de que José Smith recibiera la revelación de que la futura ciudad de Sion se construiría en el condado de Jackson1. Durante los siguientes ocho años, el número de santos en la zona creció constantemente a medida que más y más hermanos buscaban establecerse cerca de Sion. La relación de los santos con los vecinos que no eran de su fe fue tumultuosa y complicada durante ese tiempo, y las hostilidades llegaron a un punto crítico en el otoño de 1838. El gobernador emitió una orden de exterminio que autorizaba a la milicia expulsar a los santos del estado a punta de pistola. José Smith y muchos otros miembros prominentes de la iglesia fueron arrestados bajo cargos inventados y, en algunos casos, totalmente falsos2.

Las circunstancias que contribuyeron a estos hechos son complicadas y multifacéticas. Estas incluyen "la singularidad de la fe de los mormones, ... su aparente disposición a aliarse con los indios, su postura general contraria a la esclavitud, su poder político en rápido crecimiento y las alianzas políticas resultantes", todo lo cual fue una señal de alarma para sus vecinos3. Sin embargo, el historiador legal Jeffrey N. Walker, argumenta que el momento en que se produjeron los arrestos y la expulsión de los santos sugiere fuertemente que uno de los principales factores determinantes fue la codicia de algunos dirigentes de Misuri que deseaban la tierra ocupada por los santos y querían evitar que se convirtieran en propietarios en Misuri4.

Los santos fueron expulsados violentamente del condado de Jackson en 1833 y se refugiaron temporalmente en el cercano condado de Clay mientras buscaban una indemnización legal. Finalmente, gracias al abogado Alexander Doniphan, se formaron dos nuevos condados al norte de Misuri: Caldwell y Daviess. La parte norte de Caldwell fue designada informalmente para que los santos se establecieran5.

Durante la época en que los santos de Misuri comenzaron a asentarse en el condado de Caldwell, los santos de Kirtland, Ohio, también estaban siendo expulsados de sus hogares, y muchos de ellos buscaron refugio en Misuri6. La mayoría de ellos llegaron en la miseria, habiendo utilizado todos sus medios para pagar las deudas financieras y de construcción de la iglesia antes de irse de Kirtland7. Al carecer de medios para comprar tierras en el condado de Caldwell, muchos de los santos optaron por establecerse al norte de Caldwell, en el condado de Daviess, donde gran parte de la tierra aún no había sido formalmente delimitada y puesta a disposición para su compra definitiva8. Bajo la ley federal de venta de tierras de la década de 1830, los denominados ocupantes ilegales de tierras no urbanizadas podían obtener "derechos preferentes" formales sobre las tierras que habían habitado y mejorado. Esto significaba que, después de que la tierra fuera oficialmente inspeccionada y cartografiada, los ocupantes ilegales tendrían el derecho de comprar esa tierra al gobierno federal antes de que se pusiera a disposición pública de cualquier persona9.

La posesión de estos derechos preferentes dio a los empobrecidos santos el tiempo que necesitaban. Walker explica:

La ley permitía que los santos empobrecidos obtuvieran derechos de preferencia sobre sus propiedades sin tener que pagar hasta que se completara el deslinde topográfico del municipio. Debido al retraso en estas mediciones, los nuevos colonos se anticipaban a trabajar sus tierras y generar los ingresos necesarios para comprar la propiedad (a 1.25 dólares por 4046 metros cuadrados)10.

Varias cosas tenían que suceder antes de que estas tierras estuvieran disponibles para la venta. En primer lugar, había que establecer la fecha oficial de venta de las tierras públicas y notificarla al público. Luego, las tierras debían ser delimitadas formalmente y se debía notificar al público que la medición estaba terminada. Si la delimitación no se realizaba a tiempo para que el público recibiera una notificación adecuada previa a la venta, la fecha de esta se posponía. Por último, a partir del primer día de la venta pública, los titulares del derecho de preferencia dispondrían de un plazo legal de dos semanas para acudir personalmente a la oficina local del registro de la propiedad para adquirir sus tierras11.

En el caso del condado de Daviess en 1838, en agosto se notificó al público que la fecha de venta de las tierras públicas estaba fijada para el 12 de noviembre. Los deslindes se llevaron a cabo en septiembre, y la notificación pública se envió el 21 de octubre de 183812. Fue justo en ese momento que los antimormones en Misuri entraron en acción. Según Sidney Rigdon, un ministro antimormón llamado Sashel Woods "convocó al populacho", explicando que "las ventas de tierras (dijo) se acercaban, y si conseguían expulsar a los mormones, podrían obtener todas las tierras con derecho de preferencia"13.

El gobernador Lilburn W. Boggs emitió la orden de exterminio el 27 de octubre de 1838, menos de una semana después de que se notificara que las tierras habían sido oficialmente delimitadas. Walker informó: "Para el 1 de noviembre de 1838, un gran número de tropas obligó a los mormones a rendirse en Far West ... Los viajes de los miembros de la iglesia por los condados del norte fueron restringidos a partir de ese momento"14. El general John B. Clark arrestó entonces a más de cincuenta Santos de los Últimos Días, incluyendo no solo a José Smith y otros prominentes líderes de la iglesia, sino también a "los más prominentes terratenientes del condado de Daviess"15.

Los detenidos fueron mantenidos en prisión preventiva o en la cárcel sin el debido proceso hasta que se pudo celebrar un "tribunal de investigación", que se pospuso hasta el 12 de noviembre, el mismo día en que comenzó la venta de tierras públicas. El proceso judicial se prolongó hasta el 29 de noviembre, permitiendo así que transcurriera el plazo legal de dos semanas, después del cual más de la mitad de los hombres detenidos fueron simplemente puestos en libertad y varios más pudieron salir bajo fianza. Solo José Smith y algunos otros líderes principales siguieron detenidos en la cárcel de Liberty bajo el cargo de traición, a pesar de que el análisis legal no reveló ninguna base válida para tal acusación16.

Para cuando alguno de los santos detenidos fue liberado, ya era demasiado tarde para que pudieran terminar el reclamo legal de sus tierras. "Una vez transcurrido el tiempo para que los titulares de los derechos de preferencia los ejercieran", señaló Walker, "los protagonistas fundamentales en las actividades antimormonas de los meses anteriores compraron inmediatamente casi siete mil trescientas hectáreas de tierra del condado de Daviess", la mayoría de las cuales "habían sido previamente habitadas y mejoradas por ocupantes Santos de los Últimos Días"17.

Entre los que sacaron provecho de las pérdidas de los santos se encontraban Sashel Woods y algunos miembros de su familia y socios. Pero ellos no fueron los únicos. "Otros personajes prominentes de la Guerra Mormona adquirieron importantes propiedades en el condado de Daviess ... La mayoría de estos individuos no habían sido residentes del condado de Daviess antes de la venta de tierras, lo que indica que eran especuladores que se beneficiaron de la desgracia de los mormones"18.

El porqué

Aunque ciertamente hubo muchos factores complejos que contribuyeron a las dificultades que los Santos de los Últimos Días tuvieron con sus vecinos en Misuri, es difícil discutir estos resultados orquestados. "Es un hecho indiscutible", concluye Walker, "que los principales habitantes de Misuri involucrados en la expulsión de los mormones se apoderaron inmediatamente de una recompensa económica"19. El momento en que se produjo sugiere fuertemente que este fue un resultado intencionado de la expulsión. Parley P. Pratt observó:

Los antimormones estaban decididos a que los mormones cedieran y abandonaran el país. Además, se acercaba la venta de las tierras y era conveniente expulsarlos antes de que pudieran establecer sus derechos de preferencia. De este modo, sus valiosas mejoras, el fruto de la diligencia y el emprendimiento, pasarían a manos de hombres que tendrían el placer de disfrutarlas sin el trabajo arduo de ganarlas20.

Los santos habían llegado a Misuri como ciudadanos de los Estados Unidos, donde se ofrecían al público tierras federales (compradas por los Estados Unidos en la Compra de Luisiana de 1803). Buscaban edificar una sociedad de Sion, un lugar donde el pueblo de Dios pudiera encontrar la paz en la tierra y tener todas las cosas en común. En cambio, soportaron una violenta persecución y fueron expulsados, en gran parte, para satisfacer los temores políticos y la codicia financiera de sus vecinos. Como explicó Walker: "Aunque la historia popular ha descrito que la persecución fue motivada por la religión, los hechos sugieren una razón más básica: la codicia, en su forma más horrible e insaciable"21. Cuando se les impidió adquirir derechos de propiedad legales permanentes, los santos pudieron ser expulsados mucho más fácilmente fuera de los límites del estado de Misuri.

Reconocer la ambición desenfrenada que fue el factor motivador de la expulsión de los santos de Misuri proporciona una trágica lección sobre las atrocidades y los sufrimientos que pueden ser promulgados por aquellos que son impulsados por un deseo irrefrenable de obtener ganancias. Las emociones públicas pueden ser dominadas en un frenesí, y las ideologías legítimas pueden ser movilizadas y catalizadas para servir a fines personales o partidistas. Todas las personas, de todos los lados de las tensiones sociales y civiles, pueden aprender lecciones de civismo y bienestar comunitario a partir de estudios históricos cercanos de casos como este.

Otras lecturas

Jeffrey N. Walker, "Losing Land Claims and the Missouri Conflict in 1838", en Sustaining the Law: Joseph Smith’s Legal Encounters (Provo, UT: BYU Studies, 2014), 247–270.

Gordon A. Madsen, "Imprisonment by August King’s Court of Inquiry in 1838", en Sustaining the Law, 271–295.