¿Cómo condujo el discurso del rey Benjamín a la democracia nefita?
Enero 30, 2018
KnoWhy #301
Democracia vía galería Blue Diamond
Democracia vía galería Blue Diamond
“Y ahora deseo yo que esta desigualdad deje de existir en esta tierra, especialmente entre este mi pueblo; mas deseo que esta tierra sea una tierra de libertad, y que todo hombre goce igualmente de sus derechos y privilegios”
Mosíah 29:32

El Conocimiento

Al final del libro de Mosíah se introduce una nueva era en la sociedad nefita en la cual su sistema político tradicional se convierte de una monarquía a un sistema de jueces que daba a “la voz del pueblo” gran influencia en los procesos políticos (véase Mosíah 29). Las raíces de esta transformación política se pueden ver en las palabras y acciones del padre de Mosíah, el rey Benjamín.

El famoso discurso del rey Benjamín en la coronación de su hijo, algunos treinta años antes, estaba lleno de innovaciones políticas que sirvieron para “democratizar” la sociedad nefita. Estos nuevos desarrollos hicieron que los ritos, convenios y privilegios (que tradicionalmente estaban reservados para los reyes) estuvieran disponibles para el pueblo en general. Abajo se encuentran varios elementos que el rey Benjamín introdujo que inspiraron a los nefitas a un sistema más democrático.1

Igualdad en la sociedad

El rey Benjamín dejó claro que él, como rey, no era mejor que ninguna otra persona en la sociedad (Mosíah 2:10-11; 29:32), y declaró que el único rey verdadero es Dios (Mosíah 2:19). Él enseñó que todas las personas son del polvo, iguales entre sí (Mosíah 2:26) y prohibió la esclavitud (Mosíah 2:13).2

King Benjamin Preaches to the Nephites (El rey Benjamín predica a los nefitas) por Gary L. Kapp

Participación directa en el Convenio

Tradicionalmente, solo el rey entraba en el convenio que lo declaraba ser hijo de Dios (Salmos 2:6-7). Este convenio garantizaba que, en condiciones de fidelidad, la “descendencia [linaje real] sería para siempre, y su trono como el sol delante de [Jehová]” (Salmos 89:36). Las bendiciones y responsabilidades del convenio tradicionalmente pasarían del rey a su heredero, pero Benjamín, en la coronación de su hijo, extendió la participación en este convenio a todo su pueblo.

Estado elevado universal y adopción divina

Parte del ritual de coronación de un rey, en las tradiciones monárquicas de Israel, incluía el postrarse a tierra o bajarse uno mismo hasta el polvo (Mosíah 4:1-3)3 en sumisión a Dios.4 El lenguaje de ser levantado “del polvo” era una metáfora para el entronamiento, la exaltación y la resurrección. Los reyes, por lo tanto, eran levantados por la infusión del Espíritu, como lo fue Adán (véase Génesis 2:7),5 y fueron declarados hijos de Dios (Salmos 2:7).6 Este estado elevado estaba atado al convenio hecho entre Dios y el rey (Salmos 89:19-39). El pueblo del rey Benjamín “se habían visto a sí mismos… menos que el polvo de la tierra”, pero cuando “el Espíritu del Señor descendió sobre ellos… fueron llenos de gozo” (Mosíah 4:2-3, 20). El rey Benjamín les anunció que “a causa del convenio que habéis hecho, seréis llamados progenie de Cristo, hijos e hijas de él, porque he aquí, hoy él os ha engendrado espiritualmente” (Mosíah 5:7).

Dar un nombre nuevo

Cuando un rey era coronado, recibiría un nombre nuevo por la coronación. El rey Benjamín tomó la decisión única de que, en la coronación de su hijo, todos los de su pueblo recibieran un nombre nuevo (véase Mosíah 3:17; 5:7-8), para que “de ese modo se destaquen sobre todos los pueblos que el Señor Dios ha traído de la tierra de Jerusalén” (Mosíah 1:11).

Estar a la diestra

Por causa del convenio, el rey de Israel estaba en una posición especial a la diestra Dios; en Salmos 110:1 se le dice al rey: “Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”. Al incluir a todo el pueblo en el convenio, el rey Benjamín abrió el camino para que cada uno se pudiera hallar "a la diestra de Dios” (Mosíah 5:9), y ocupar la posición de reyes y reinas en el reino de Dios.

King Benjamin Confers the Kingdom on Mosiah (El rey Benjamín confiere el reino a Mosíah) por Robert T. Barrett

Diseminación de bendiciones

Grandes bendiciones eran prometidas al rey por su fidelidad al convenio, incluyendo la idea de que Dios le ayudaría a vencer a sus enemigos (Salmos 72:9). De manera similar, el rey Benjamín enfatizó al pueblo que, por medio de su obediencia, todos ellos serían bendecidos y sus “enemigos no tendr[ían] poder sobre [ellos]” (Mosíah 2:31).

Escuchar la voz del pueblo

Mientras hacían el convenio, "todos a una voz clamaron" en respuesta a las palabras del rey Benjamín (Mosíah 4:2). Al dejar que el pueblo de su reino participara en el convenio, estaba permitiendo que su voz se escuchara. No se registra ningún caso en el Libro de Mormón previo a este momento donde “la voz del pueblo” haya sido escuchada. Sin embargo, después de que el rey Benjamín estableciera este precedente, llegó a ser un aspecto importante en la política nefita a lo largo del reinado de los jueces (véase Mosíah 29:25-26; Alma 2:7).

Este cambio hacia mayor inclusión en las bendiciones del convenio tiene similitudes en la historia israelita/judía. Para citar un ejemplo, los eruditos bíblicos han postulado que muchos de los Salmos, en su redacción actual, fueron probablemente modificados por editores posteriores para que se pudieran aplicar a una audiencia mayor a la originalmente prevista.

Scott Starbuck ha argumentado que ciertos Salmos, como los Salmos 2, 20, 21, 45, 110 y otros que hacen una clara referencia al rey israelita, pudieron haber contenido originalmente el nombre del monarca que reinaba en el tiempo de su composición—pero que los nombres fueron subsecuentemente removidos en los periodos de destierro o post destierro, en un esfuerzo por democratizar los textos después de la caída de la monarquía davídica.7

Estos Salmos empezaron a ser interpretados no refiriéndose a un solo protagonista de la realeza, sino a la comunidad como un todo. Un ejemplo concreto de esto es una interpretación del Salmo 2 que se encuentra entre los rollos del Mar Muerto. En un rollo identificado como 4QFlorilegium (4Q174), el autor cita parte del Salmo 2 y explica que el “ungido” del Salmo 2:2 debería de entenderse en plural, los “elegidos de Israel en los últimos días”.8

Aunque este texto fue escrito alrededor de los años 150 al 200 después del tiempo del rey Benjamín, parece que existe un sentimiento similar en ambos contextos con respecto a las dificultades de la monarquía tradicional y un deseo de incluir a una gran parte de la población a que participara directamente en los convenios del Señor.

El Porqué

El rey Benjamín tomó las funciones, las responsabilidades y los privilegios que antiguamente se habían reservado para el monarca (el representante del pueblo según se entendía) y los democratizó para que se pudieran aplicar y para que estuvieran disponibles para cada individuo que entrara en el convenio con Dios. Por esto, el rey Benjamín fue recordado por los historiadores nefitas como uno de los mejores reyes que hayan tenido (Palabras de Mormón 1:13-18).

King Benjamin (Rey Benjamín) por James Fullmer

El ejemplo y los esfuerzos del rey Benjamín prepararon el camino para el desarrollo político democrático que pronto ocurriría, al final del reinado de su hijo, Mosíah. La motivación detrás de estos cambios, de acuerdo con Mosíah, fue el deseo de erradicar la “desigualdad” de la tierra y extender la “libertad” para que “todo hombre goce igualmente de sus derechos y privilegios” (Mosíah 29:32). Fueron los esfuerzos previos del rey Benjamín los que inspiraron a Mosíah a que hiciera estos cambios.

El profesor de derecho de BYU, John W. Welch, argumentó que el sermón del rey Benjamín "puede ser el mejor texto real y religioso que se encuentre en cualquier lugar de la literatura de todo el mundo" que demuestre esta inclusión democrática en los deberes y privilegios reales para el pueblo. El reconocer este esfuerzo por parte del rey Benjamín nos ayuda a entender por qué Mosíah hizo estas reformas políticas y por qué el pueblo reaccionó tan positivamente al discurso y al reinado del rey Benjamín.

Aun más de lo que se puede ver en los escritos de la secta del Mar Muerto, existe en el registro de los reyes Benjamín y Mosíah una transición hacia la democracia política y la igualdad para todos los miembros de la sociedad. A través de los esfuerzos del rey Benjamín, el convenio fue verdaderamente democratizado, de modo que "no hubo ni un alma, salvo los niños pequeños, que no hubiese hecho convenio y tomado sobre sí el nombre de Cristo" (Mosíah 6:2).

Como dijo el profesor Welch:

Todo esto lleva a la conclusión de que la eliminación definitiva de la monarquía y la subsiguiente inauguración del reinado de los jueces por el rey Mosíah ya era una política inevitable incrustada en el espíritu de esta era, impulsada decisivamente por los amplios pasos dados por el rey Benjamín en su discurso poderoso y magistral.9

Otras lecturas

Ryan W. Davis, "For the Peace of the People: War and Democracy in the Book of Mormon", Journal of Book of Mormon Studies 17, no. 1 (2007): 42-55, 85-86.

John W. Welch, “Democratizing Forces in King Benjamin’s Speech”, en Pressing Forward with the Book of Mormon, ed. John W. Welch y Melvin J. Thorne (Provo, UT: FARMS, 1999), 110–126.

John W. Welch y Greg Welch, Benjamin and the Law of the King (Provo, UT: FARMS, 1999).

John W. Welch y Greg Welch, Benjamin's Themes Related to the Israelite New Year (Provo, UT: FARMS, 1999).

Richard L. Bushman, “The Book of Mormon and the American Revolution”, en Book of Mormon Authorship: New Light on Ancient Origins, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1982), 189–212.

  • 1. Una lista más completa que incluye estos puntos y otros se puede encontrar en John W. Welch, “Democratizing Forces in King Benjamin’s Speech”, en Pressing Forward with the Book of Mormon, ed. John W. Welch y Melvin J. Thorne (Provo, UT: FARMS, 1999), 110–126.
  • 2. Esto fue una innovación por parte del rey Benjamín, ya que la ley de Moisés permitía ciertas formas de servidumbre/esclavitud (véase Éxodo 21:20; Levítico 25:6; Isaías 24:2).
  • 3. Véase Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué la multitud cayó a los pies de Jesús? (3 Nefi 11:17)”, KnoWhy 202 (Septiembre 11, 2017).
  • 4. Véase Terrence L. Szink y John W. Welch, “King Benjamin’s Speech in the Context of Ancient Israelite Festivals”, en King Benjamin’s Speech: “That Ye May Learn Wisdom”, ed. John W. Welch y Stephen D. Ricks (Provo, UT: FARMS, 1998), 147–223.
  • 5. Véase también 1 Reyes 16:2; 1 Samuel 2:6–8.
  • 6. Véase también Salmos 89:26; 2 Samuel 7:14; 1 Crónicas 22:10.
  • 7. Véase Scott R. A. Starbuck, Court Oracles in the Psalms: The So-Called Royal Psalms in their Ancient Near Eastern Context (Atlanta, GA: Society of Biblical Literature, 1999), 211–212. Véase también Jamie A. Grant, The King as Exemplar: The Function of Deuteronomy’s Kingship Law in the Shaping of the Book of Psalms (Atlanta, GA: Society of Biblical Literature, 2004), 281; Howard N. Wallace, “King and Community: Joining with David in Prayer”, en Psalms and Prayers, ed. Bob Becking y Eric Peels (Leiden: Brill, 2007), 269. Wallace comentó: "Dentro de los Salmos hay un cambio en el énfasis del enfoque en el individuo a las preocupaciones comunitarias... Algunos Salmos han sido redactados para incluir características colectivas".
  • 8. Véase Adela Yarbro Collins y John Joseph Collins, King and Messiah as Son of God: Divine, Human, and Angelic Messianic Figures in Biblical and Related Literature (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 2008), 64.
  • 9. Welch, “Democratizing Forces in King Benjamin’s Speech”, 125.